Los mejores cascos para bomberos forestales

Los mejores cascos para bomberos forestales

Por desgracia, un verano más, el fuego ha hecho acto de presencia en el monte y hemos visto a las brigadas de bomberos forestales luchando contra los incendios forestales, donde los EPI cumplen una labor fundamental.

Para la selección del EPI, el trabajador deberá tener en cuenta las condiciones en las que se realiza la tarea y las suyas propias, atendiendo además a las prestaciones y características de los equipos EPI.

El casco de protección es uno de los EPI fundamentales del equipo que utilizan los bomberos en sus intervenciones. Por ello, queremos hablarte de su normativa.

Normas para el diseño de los cascos para bomberos forestales

La norma europea para cascos de protección para bomberos forestales es la EN 16471:2014. No obstante, en su diseño, hay que tener en cuenta una serie de propiedades que proporcionen protección y ofrezcan unas prestaciones determinadas, con la finalidad de conseguir la protección que se prevé para una aplicación en concreto.
Así, además de la norma europea, también cumplen (total o parcialmente) con alguna otra norma aplicable a cascos de protección:

  • EN 16473:2014 Cascos de protección para rescate técnico.
  • EN 12492:2012 Cascos de protección para montañeros.
  • EN 443:2008 Cascos de protección para bomberos en edificios.

Para la obtención del marcado CE, el aspecto crítico a cumplir es la satisfacción de los requisitos esenciales de salud y seguridad del Reglamento (UE) 2016/425, que puede alcanzarse con una única norma, con varias o con distintas partes de varias normas.

Existe una gran variedad de normas para cascos de bomberos, por lo que será importante tener en cuenta las exigencias de protección que determina una tarea en concreto, así como la necesidad de que el equipo se adapte a las condiciones y a las particularidades del usuario.

La selección y uso de un EPI debe hacerse siempre según lo establecido en el Real Decreto 773/1997, teniendo en cuenta la identificación y evaluación de la magnitud de los riesgos que amenazan la seguridad del trabajador.

Además, la selección del EPI también se hará teniendo en cuenta las condiciones existentes en el lugar de trabajo, como la temperatura o humedad ambiental y las condiciones relativas al desarrollo de la tarea.

En el caso de los bomberos forestales, será fundamental que puedan proteger en las peores condiciones, tanto en lo relativo a la dureza del medio como por los niveles de estrés a los que se ven sometidos los bomberos al usar los EPI.

En Tocarama encontrarás una gran cantidad de cascos de protección para bomberos forestales. Si necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con nosotros.

Características para el calzado de seguridad en verano

Características para el calzado de seguridad en verano

Cuando trabajamos expuestos al calor propio del verano, el calzado que utilicemos debe adaptarse a las condiciones ambientales. Y es que, el calzado de seguridad, además de incorporar elementos de protección básico, como topes de seguridad, plantillas antiperforación, etc., debe ser confortable para garantizar su uso durante la jornada laboral.

Por ello, desde Tocarma, tu distribuidor de EPIs en Huelva, te contamos las características del calzado de seguridad, protección y trabajo que, estando presentes en la normativa, nos ayudarán a mejorar la comodidad del mismo.

Comodidad en el calzado de seguridad

En las normas EN ISO 20345:2011, EN ISO 20346:2014 y EN ISO 20347:2012 están los requisitos claves para mejorar la experiencia de uso del calzado, redundando en la mejora de las condiciones de seguridad de los trabajadores.

  • Permeabilidad al vapor de agua y coeficiente: tiene que ver con la capacidad del calzado de permitir la transpiración del pie. Los valores mínimos establecidos en norma son 0,8 mg/cm2h para la permeabilidad al vapor de agua y de 1,5 mg/cm2h para el coeficiente de vapor de agua.
  • Resistencia al agua: en condiciones húmedas, para que el pie permanezca seco, se recomienda llevar calzado que cumpla los requisitos de penetración de agua del corte, con código de marcado (WRU), o resistencia al agua del calzado completo (WR).

Otros aspectos a tener en cuenta para mejorar la comodidad son:

Absorción de energía en la zona del tacón: muy recomendable para trabajadores que tienen que caminar, estar de pie, o están sometidos a vibraciones. Es un requisito opcional, que se distingue por el código de marcado (E) y que se incluye dentro de las categorías S1-S5; P1-P5 y O1-O5 de calzado de seguridad, protección y trabajo respectivamente.

Masa del calzado: es un factor clave a la hora de mejorar la comodidad del calzado. Cuanto menor sea la masa del calzado, menor tendrá que ser el esfuerzo que el trabajador realice para desplazarse por su puesto de trabajo.

Rigidez del piso: aquí, cuanto mayor sea la flexibilidad del piso del calzado, mejor resistencia ofrecerá a la flexión cuando el trabajador camine o se arrodille.

Adaptación a necesidades especiales: aquí se inlcuyen a los trabajadores con necesidades especiales (con amputaciones, patologías del pie, etc.). Se trata de un calzado ortopédico que deberá cumplir los requisitos de las normas EN ISO 20345, EN ISO 20346 o EN ISO 20347 según corresponda.

En nuestra tienda online encontrarás una gran cantidad de calzado de seguridad ergonómico para que los trabajadores puedan llevarlo durante toda su jornada laboral, asegurando así su seguridad.

Cuida los espacios naturales y evita los incendios forestales

Cuida los espacios naturales y evita los incendios forestales

Los incendios forestales son uno de los peores enemigos de los espacios naturales durante los meses cálidos. Por ello, debemos trabajar en la educación y en la prevención para evitar que los incendios arrasen nuestros bosques.

Principales causas de los incendios forestales

Hay diferentes factores que pueden provocar incendios forestales y pueden ser naturales o estar directamente relacionadas con el factor humano:

Causas naturales de los incendios forestales

Con el calor, las plantas no pueden mantener los niveles adecuados de humedad y se secan, liberando etileno, un compuesto altamente inflamable. Esto hace que cualquier chispa en el entorno pueda provocar un gran incendio. Además, podemos encontrar causas naturales como volcanes, terremotos o el efecto lupa que pueden causar ciertos minerales.

En España, solo un 5% de los incendios son provocados por causas naturales.

Factor humano en los incendios forestales

Son mucho más probables en las zonas donde la actividad humana se encuentra cerca de las grandes masas forestales y pueden ser de varios tipos:

  • Accidentales: sobrecargas eléctricas, cables caídos, accidentes de maquinaria forestal o agrícola e incluso provocados por la munición de cazadores.
  • Por negligencia: están provocados por descuidos humanos o la falta de conciencia. Pueden darse por prácticas agrarias mal efectuadas como la quema de rastrojos, o por descuidos con colillas, hogueras u otras fuentes de calor. También entran aquí los vertederos ilegales.
  • Intencionados: suelen estar provocados por intereses económicos o por personas con patologías de algún tipo que las empujan a ello. Casi la mitad de los incendios forestales en el mundo son provocados de forma intencionada por el hombre.

Consejos para prevenir los incendios forestales

Podemos darte una serie de medidas básicas para evitar estos incendios:

  • No hagas fuego en temporada de riesgo: aunque parezca muy evidente, no lo es. En España, esta época se da entre el 1 de junio y el 1 de noviembre, por lo que está prohibido realizar cualquier tipo de fuego en ese periodo de tiempo.
  • No dejes residuos en el campo: debemos tener en cuenta que cualquier cristal u objeto que actúe como lupa, o cualquier material combustible, puede causar fuego. Tampoco debemos arrojar colillas al suelo o desde el coche.
  • Cuenta con un plan de prevención de incendios y actuación: si vivimos en zonas con riesgo de incendio forestal, debemos estar especialmente concienciados y preparados. No hacer barbacoas en los días de viento, no tener setos o vegetación especialmente combustible en el jardín e incluso contar con depósitos de agua.
  • No utilices maquinaria forestal y/o agrícola en temporada de riesgo: la maquinaria forestal y agrícola puede suponer un riesgo si desprenden chispas, por lo que hay que extremar el cuidado en verano.
  • Aumenta la conciencia ambiental: la educación es la mejor recomendación para prevenir los incendios forestales, cuanta más gente sea consciente de las consecuencias que generan, más prevención habrá.
  • Avisa a las autoridades: ante la más mínima sospecha de que se está llevando a cabo alguna actividad inadecuada en el bosque que pueda conllevar un incendio, debemos acudir a las autoridades para que actúen cuanto antes y eviten que se dé el incendio o puedan controlarlo y extinguirlo rápidamente.

Consecuencias de los incendios forestales

Los incendios forestales destruyen el hábitat de una gran cantidad de especies, tanto animales como plantas, además de causar la deforestación.

Debes saber que la pérdida de biodiversidad puede alterar ecosistemas con un alcance mayor aún al del incendio, lanzando a la atmósfera cantidades enormes de CO2, que contribuye a agravar el calentamiento global, empobreciendo el suelo.

Además, las aguas de la zona pueden contaminarse, tanto las superficiales como las corrientes subterráneas, extendiendo el daño tanto a la naturaleza como al ser humano.

Así, las principales consecuencias de los incendios forestales:

  • Deforestación
  • Destrucción del hábitat
  • Muertes
  • Pérdida de biodiversidad
  • Desertificación
  • Contaminación atmosférica
  • Contaminación del agua
  • Aumento del calentamiento global

La importancia del ajuste en la protección auditiva

La importancia del ajuste en la protección auditiva

Hoy queremos abordar la importancia de usar un equipo de protección que nos permita sentirnos cómodos y a gusto, y que se adapte completamente a nuestra anatomía. Y es que, un equipo que no se ajuste a la persona puede llevar a que se use mal o directamente no se utilice. Además, existen tipos de EPI cuya funcionalidad depende de un ajuste hermético entre la fisionomía de la persona y el EPI, como la protección auditiva y la protección respiratoria.

En este sentido, es importante llevar a cabo métodos y programas dentro de las empresas que identifiquen los parámetros que harán que el EPI se adapte a los usuarios y que establezcan sistemáticas de trabajo para asegurar que sea así.

Ajuste en la protección auditiva

Entre las enfermedades profesionales con mayor incidencia, destaca la hipoacusia. Según los datos de la Agencia Europea de Salud y Seguridad en el Trabajo, esta enfermedad “ocupa aproximadamente una tercera parte de las enfermedades de origen laboral, por delante de los problemas de la piel y del sistema respiratorio”.

Además de la hipoacusia, la exposición al ruido en el trabajo causa otros efectos, como el aumento de los niveles de estrés y/o de la tensión arterial.
El uso de la protección auditiva puede ser una herramienta eficaz, siempre y cuando se adapten a las condiciones de la tarea, al trabajador y se utilice según lo indicado por el fabricante.

El artículo 5, apartado b) del Real Decreto 773/1997 sobre utilización de EPI por parte de los trabajadores se destaca que deberá “tener en cuenta las condiciones anatómicas y fisiológicas y el estado de salud del trabajador”.

En el caso de la protección auditiva, el ajuste entre el protector auditivo y la anatomía de la persona es lo que va a llevar a que sea hermético, algo que está dificultado por la gran variabilidad de las fisionomías de los canales auditivos (en orientación, diámetro, tamaño, etc.)

Para asegurar la protección frente a los niveles de ruido a los que se exponen los trabajadores, es importante que el protector auditivo tenga un buen ajuste. De no hacerlo, no se alcanzará la atenuación acústica prevista y quedaremos expuestos a los niveles de ruido perjudiciales.

En el caso de personas con cabezas grandes o muy pequeñas, será necesario la selección de diseños de orejera específicos o de ajustes específicos, sobre todo si utilizan orejeras acopladas a un casco. Si utilizamos una orejera, la colocación y disposición del protector debe garantizar que la zona almohadillada cubre por completo el pabellón auditivo y que el arnés de cabeza permite que se ejerza una fuerza adecuada sobre las almohadillas.

También, habrá que tener en cuenta el uso simultáneo de otros EPI como cascos de protección, gafas (de protección o no), protección respiratoria, etc., que puede entorpecer la protección que ofrecen los protectores auditivos.

Cómo comprobar las protecciones auditivas

Para asegurarnos de que la protección auditiva se ajusta correctamente, lo mejor es verificarlo a través de algunos de los métodos, que pueden ser mecánicos, acústicos, subjetivos u objetivos.

A continuación vemos algunos de los más comúnmente utilizados de entre los descritos en la norma EN 458:2016.

  • Método de micrófono en el interior del oído: es un método objetivo que utiliza un micrófono dual (acoplado al protector que se ensaya) que mide el nivel dentro del canal y fuera. Este método emite sonidos en las siete frecuencias de referencia.
  • Audiograma con y sin los tapones puestos: es un método subjetivo que evalúa el umbral auditivo a diferentes frecuencias.
  • Equilibrio de volumen: es un complejo método subjetivo en el que el usuario se expone a una señal acústica y se le pide que equilibre el volumen entre los dos oídos con y sin tapones.
  • Fuga de aire: es un método objetivo para los tapones premoldeados, que mide la diferencia de presión entre exterior e interior del protector auditivo y mide caídas de presión en el interior del canal auditivo con el tapón puesto.

Qué tener en cuenta antes de adquirir un EPI

epis

El pasado 7 de abril celebramos el Día Mundial de la Salud y queremos poner en valor el papel que juegan los equipos de protección individual (EPI) en la preservación de la salud de los trabajadores.

Los EPI nos protegen de los grandes o pequeños riesgos que podemos encontrarnos en nuestro puesto de trabajo. Disponer de un equipo de protección que cuente con todas las garantías de salud y seguridad que establece el Reglamento (UE) 2016/425 es un derecho.

Aspectos importantes a tener en cuenta antes de adquirir nuestro EPI:

  • El producto cuenta con el marcado CE: éste es el símbolo que coloca el fabricante cuando el producto ha sido sometido a los procesos de evaluación de la conformidad que recogen la legislación aplicable a la comercialización de un producto.
  • Contiene la Declaración UE de Conformidad: este documento lo emite el fabricante bajo su propia responsabilidad y detalla la conformidad del EPI con el Reglamento (UE) 2016/425 y el número del certificado UE de Tipo y del Organismo Notificado. Este documento debe entregarse junto con el EPI, traducido a la lengua del país donde se comercializa, o bien estar a disposición el la web del fabricante.
  • Folleto informativo junto con el EPI: es obligatorio entregar un EPI debe con una serie de informaciones relacionadas con las condiciones en la que el EPI deberá ser usado, los riesgos frente a los cuales ofrecerá protección, así como el significado de los marcados que pudiese llevar el EPI, las condiciones de mantenimiento y límites de protección, en caso de que los hubiera.

Además, que un EPI se adapte a las condiciones particulares de la persona y a las características de la tarea en la que se va a utilizar el equipo, contribuirá a una mejora del bienestar del trabajador.

Por ello, si los equipos que vamos a usar son excesivamente pesados o no se adaptan correctamente a nuestra fisionomía, o no permiten una adecuada transpiración, no estaremos a gusto y será un factor estresante que no permitirá realizar la tarea adecuadamente.

Cómo elegir guantes anticorte

Cómo elegir guantes anticorte

La mayoría de las lesiones que se producen en las manos cuando trabajamos y pueden dar lugar a bajas laborales, vienen provocadas por abrasiones, cortes o pinchazos.

Si el riesgo no puede solucionarse por otro medio, los guantes de protección contra riesgos mecánicos son una solución eficaz frente a estos tres problemas que hemos mencionado. Por ello,  en esta entrada del blog vamos a darte una visión general de lo que dice la normativa y algunas pautas para orientarte en la selección de este tipo de EPI.

Protección frente a riesgos mecánicos

La norma EN 388:2016+A1:2018 es la que establece los requisitos de protección frente a los riesgos mecánicos. Según esta normativa, un guante de protección contra riesgos mecánicos debe ofrecer protección, al menos, a uno de los siguientes riesgos: 

  • Riesgos  de abrasión. Manejo de objetos con superficies rugosas y abrasivas, como ladrillos, bloques de hormigón, chapas, etc.
  • Riesgos  de corte. Protección frente al corte cuando se manipulan superficies como chapas y filos metálicos en trabajos de construcción, forja, chapistería, etc. La EN 388:2016+A1:2018 no cubre el riesgo de corte por cuchillos o sierras de cadena.
  • Riesgos  de perforación. Mide la resistencia del guante a la penetración por objetos punzantes como astillas, trozos de madera, hierros, etc.
  • Resistencia  al rasgado. Hace referencia a la resistencia del guante a rasgarse. El valor adecuado dependerá de las condiciones de la tarea.

Selección del guante

La selección de este EPI permitirá que la persona quede protegida del tipo y nivel de riesgos presentes en la tarea que debe realizar.

Para la selección de un guante de protección contra riesgos mecánicos, tendremos que prestar atención a aspectos tales como:

  • Materiales de los objetos con los que se trabajará (papel, metal, madera, etc.)
  • Geometría de los objetos cortantes (rebabas, filos de los objetos)
  • Fuerza esperada del corte (simple contacto con el filo, cuchillo sometido a fuerza, etc.)
  • Movimiento de corte, etc.

También tenemos que tener en cuenta las condiciones relacionadas con las tareas que pueden tener impacto sobre el confort que experimentará el usuario, además de las condiciones de humedad, temperatura, desteridad necesaria, etc.

Es importante que no olvidemos que el trabajador llevará el EPI durante toda la jornada, por lo que tenemos que asegurarnos de que todas las partes expuestas al riesgo estén cubiertas, seleccionando un rango de tallas y diseños que permita ajustarse a la anatomía de la persona.

Botas de agua Acifort Classic Plus Safety Blanca

Acifort Classic Plus Safety

Hoy queremos enseñarte una de las botas impermeables que encontrarás en la tienda online de Tocarama, tu distribuidor de EPIs en Huelva.

La bota de agua Acifort Classic Plus Safety ofrece la máxima seguridad e higiene gracias a su acabado liso que permite limpiarlas con facilidad, a su suela certificada SRC para un excelente agarre y a su resistencia al deslizamiento en la industria. Además, están certificadas de acuerdo con la norma EN ISO 20345:2011.

Esta bota cuenta con la clasificación S4, que es la segunda categoría más estricta con respecto a características de protección para calzado de seguridad, que son:

  • Resistencia al deslizamiento
  • Propiedades antiestáticas
  • Absorción de impactos en la zona del talón, resistencia al fueloil y puntera protectora.

SRC SUELA ANTIDESLIZANTE

Como te hemos comentado, las botas con clasificación SRC cumplen con los requisitos más estrictos con respecto a suelas antideslizantes (SRA y SRB).

Para obtener la clasificación SRA, las pruebas se llevan a cabo en suelos de baldosas de cerámica cubiertos por una solución diluida de jabón, mientras que la clasificación SRB se realiza en suelos de acero cubiertos de glicerina.

Las pruebas se basan en la medición de los coeficientes de fricción en calzado plano y calzado inclinado hacia el talón.

Además, la suela también ofrece resistencia a aceites, lo que garantiza que se minimicen los efectos potencialmente adversos de las sustancias aceitosas sobre las propiedades protectoras de las botas.

Por otro lado, es importante destacar que las botas proporcionan protección contra una gran variedad de productos químicos. No obstante, la elección de la bota dependerá de la aplicación específica de los productos químicos con los que se trabaje y las condiciones bajo las que se realice el trabajo.

ESPECIFICACIONES DEL PRODUCTO

  • MATERIAL SUELA: ACIFORT®
  • AISLAMIENTO TÉRMICO CONTRA EL FRÍO (°C): 0
  • SUELA ANTIDESLIZANTE: SRC
  • ABSORCIÓN DE IMPACTOS:
  • RESISTENTE AL FUELOIL:
  • PUNTERA: ACERO
  • AISLAMIENTO TÉRMICO CONTRA EL FRÍO (°F): 0
  • SUELA RESISTENTE A ACEITES:
  • RESISTENTE A CORTES: No
  • PROTECCIÓN DE TOBILLO: No
  • MATERIAL CAÑA: ACIFORT®
  • COLORES SUELA: AZUL
  • NORMAS DE SEGURIDAD EUROPA: EN ISO 20345:2011 S4 SRC
  • TIPO DE PLANTILLA: NINGUNO
  • CÓDIGO DE RESISTENCIA QUÍMICA: 5
  • SUELA RESISTENTE AL CALOR: NO
  • AISLAMIENTO ELÉCTRICO: ANTIESTÁTICO

El mantenimiento en los guantes de trabajo

El mantenimiento en los guantes de trabajo

Como ya te hemos indicado en más de una ocasión, para que los guantes de trabajo sean seguros, deben tener una serie de características básicas y adecuadas a cada trabajo. Pero, además, es necesario y muy importante llevar a cabo un mantenimiento correcto para garantizar la durabilidad de los mismos.

De este modo, sólo conociendo las características de los guantes de trabajo se podrá hacer un uso correcto de ellos y cumplirán su función de protección y seguridad.

Los guantes son una parte esencial del vestuario de trabajo encargados de cubrir la mano total o parcialmente, e incluso, en algunos casos, el brazo. Están compuestos por varias partes necesarias para garantizar la seguridad de la prenda.

Las partes principales de los guantes de trabajo son palma, dorso, pulgar, dedos, puño y manguito. Lo más habitual, es que tanto los dedos como el pulgar, incorporen un ribete de refuerzo, mientras que el manguito lleva un protege-arterias.

Por su parte, el dorso también suele incorporar un refuerzo, aunque algunos guantes lo llevan en la palma. Este refuerzo ayuda a mejorar el rendimiento en trabajos mecánicos, ofreciendo mayor resistencia, durabilidad y absorción de los choques.

En cuanto al acabado exterior, éste puede ser liso, facilitando el lavado y dificultando la fijación de suciedad, o rugoso, que mejora la presión de objetos abrasivos y resbaladizos.

La limpieza en los guantes de trabajo

Los guantes de trabajo deben conservarse con sumo cuidado, como si fueran una segunda piel, para que conserven sus características principales. Por regla general, los guantes suelen estar en contacto con diferentes sustancias, que en ocasiones pueden ser contaminantes.

Por ello, se deben limpiar y desinfectar tras cada uso, al igual que las manos. El proceso de lavado se puede hacer tanto en seco como con agua y detergente, pero su frecuencia varía en función del tipo de material.

Los guantes anticorte presentan una fibra mucho más resistente a los lavados que el algodón, el cuero o la aramida. Podemos lavarlos tanto en seco como en la lavadora, siempre que la temperatura no supere los 55º.

Para usar guantes de nitrilo, primero hay que lavar las manos para que se mantengan limpios en el interior. Estos se pueden limpiar tanto con agua y jabón como con vapor.

No obstante, debemos observar los guantes en cada uso y si notamos algún desperfecto, sustituirlos por unos nuevos.

En Tocarama fabricamos guantes de protección anticorte y podrás encontrar una gran variedad. Si tienes alguna duda o necesitas que te asesoremos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Factores de riesgo de trabajos en ambientes fríos

Factores de riesgo de trabajos en ambientes fríos

Hoy queremos centrarnos en los trabajos más expuestos al frío y cómo las bajas temperaturas pueden causar efectos adversos sobre la salud de los trabajadores.
Así, algunas de las actividades más expuestas al frío podrían ser:

  • Trabajadores de la construcción y obras públicas
  • Policía, militares, bomberos y otros cuerpos de emergencia
  • Trabajadores forestales
  • Transportistas
  • Pescadores
  • Trabajadores que entran y salen de cámaras frigoríficas

Sabemos que el organismo es capaz de adaptarse al frío y al calor, mediante el proceso de aclimatación, pero éste tiene un límite y una exposición al frío que genera un enfriamiento del cuerpo, afectará a la salud, la seguridad y al bienestar del trabajador.

Principales efectos de la exposición al frío

Cuando trabajamos expuestos al frío, el cuerpo pierde temperatura y se traduce en molestias por enfriamiento, dolor localizado y puede llegar hasta la hipotermia en los casos más extremos. Y es que, una temperatura inferior a 5°C, puede tener efectos directos sobre la salud de los trabajadores expuestos.

El frío no solo causa enfriamiento, sino que puede provocar efectos tan diversos como hipersensibilidad y alergia al frío, propiciando la aparición de afecciones respiratorias (asma, bronquitis, etc.), cardiovasculares, articulares y digestivas, y un largo etcétera que culmina con la hipotermia.

Por otro lado, hay que dejar claro que la exposición al frío juega un papel clave en la aparición de trastornos musculoesqueléticos (TME). Éstos son alteraciones que afectan a músculos, huesos, articulaciones, tendones y ligamentos y que suelen relacionarse con tareas caracterizadas por realizar movimientos repetitivos, mantenimiento de posturas forzadas, manipulación de cargas pesadas, etc.

Podemos decir que las zonas del cuerpo más afectadas son la zona cervical, dorsal y lumbar; y las articulaciones de las extremidades superiores. En cuanto a las patologías más comúnmente encontramos las lumbalgias, hernias, tendinitis, tenosinovitis, etc.

La relación entre exposición al frío y la aparición de los TME está ligada a la anemia parcial de los músculos y tendones generada por la vasoconstricción periférica. Por cada grado de temperatura muscular perdido, la fuerza muscular disminuye entre un 2% (fuerza de contracción muscular isométrica) y un 4% (fuerza de contracción dinámica).

Selección de EPI contra el frío

El vestuario EPI debe proporcionar un nivel de protección adecuado, que mantenga un equilibrio térmico en el cuerpo y evite la sub-protección (trabajador expuesto al frío) y la sobreprotección (riesgo de una transpiración excesiva).

IREQ es el valor del aislamiento requerido para los EPIS, que tiene en cuenta parámetros como la temperatura de la piel, la tasa metabólica, el flujo de calor por evaporación en la piel, entre otros. La norma EN ISO 11079:2007 proporciona un método para la determinación e interpretación del estrés debido al frío empleando el IREQ. 

Por su parte, el Icl. es el valor del aislamiento más común indicado para un conjunto de ropa es su valor de aislamiento térmico básico o intrínseco. 

Las normas que establecen los requisitos de las prendas de protección contra el frío son EN 140858:2017  y EN 342:2017. En la siguiente tabla se muestra una comparación entre las prestaciones de ambos tipos de prendas.

Norma

EN 14058:2017

EN 342:2017

Protección destinada a:

Temperaturas de entre 10 y -5ºC

Temperaturas de entre -5 y -50ºC

Resistencia térmica 

Rct , m2K/W

Clase 1    0,06≤Rct<0,12

Si Ret > 55

Rct ≥ 0,15

Clase 2    0,12≤Rct<0,18

Clase 3    0,18≤Rct<0,25

Clase 4    0,25≤Rct

Aislamiento térmico efectivo resultante

Icler , m2K/W

Si Rct ≥ 0,25

0,265>Icler ≥0,174

Icler ≤ 0,265

Permeabilidad al aire

AP, mm/s

Clase 1   100 >AP

Clase 1   100 >AP

Clase 2   5<AP≤100

Clase 2   5<AP≤100

Clase 3 AP≤5

Clase 3 AP≤5

Resistencia a la penetración al agua (opcional)

WP, Pa

8000 ≤ WP

8000 ≤ WP

Resistencia al vapor de agua

Ret , m2K/W

Ret ≤ 55

Ret ≤ 55

Para seleccionar el vestuario EPI, debemos tener en cuenta la utilización de un conjunto de prendas, ya que las distintas capas de protección proporcionan mejor protección que una única prenda debido al aire que hay entre las capas.

Además, hay que tener en cuenta que la prenda interna debe permitir retirar la humedad, manteniendo la piel seca y el resto de prendas permitir abrirse o retirarse para evitar la sudoración. Así, es aconsejable que las chaquetas tengan elementos de cierre y abertura en cintura, cuello y puños para ayudar a controlar la cantidad de calor retenido.

Protégete del frío con nuestra ropa de trabajo

Protégete del frío con nuestra ropa de trabajo

En esta época del año se hace más necesario que nunca disponer en el trabajo de ropa adecuada que proteja del frío, proporcionando confort y seguridad, sobre todo para los trabajos que se realizan al aire libre.

Y es que, las actividades laborales que implican realizar tareas en condiciones de frío e intemperie, suponen un riesgo para la seguridad y salud del trabajador, por lo que precisan ropa y calzado específicos. Hablamos de sectores como la construcción, el agrícola y pesquero, trabajos forestales o en altura.

Los principales problemas para la salud de trabajar en un ambiente con frío son los trastornos musculoesqueléticos, respiratorios, cardiovasculares y, en casos extremos, hipotermia o congelación de zonas.

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo considera en sus guías técnicas de evaluación de riesgos que la falta de confort térmico se produce a partir de temperaturas inferiores a 15 °C y por debajo de 5ºC se considera riesgo cierto e inmediato.

En Tocarama encontrarás una gran variedad de EPI de vestuario laboral para combatir el frío. Y es que, la ropa y calzado adecuados es una parte esencial a la hora de prevenir los riesgos laborales en condiciones de bajas temperaturas. Estas prendas deben ofrecer aislamiento térmico y protección contra la humedad, permitiendo al mismo tiempo la transpiración y la libertad de movimientos del trabajador.

  • Camisetas polares: permiten mantener el calor corporal y evacuar el sudor hacia el exterior, evitando la formación de humedad.
  • Chaquetas y cazadoras: son ideales para proteger del frío, viento y lluvia ligera, ya que mantienen el calor corporal y permiten la transpiración. Además, al ser ligeras, y en función del frío que haga, puede utilizarse solas como última capa de protección o como parte intermedia del sistema de capas debajo de una cazadora.
  • Los forros polares y sudaderas: también son capas intermedias adecuadas cuando el frío no es muy intenso.
  • Parkas e impermeables: cuando hace mucho viento, la sensación de frío aumenta y el enfriamiento del cuerpo se acelera. Esta prenda es ideal porque ofrece protección contra el viento y lo mantiene seco en días lluviosos.
  • Pantalones: los pantalones de trabajo para el frío mantienen el diseño y la comodidad de los diseños multibolsillos pero ofrecen una protección térmica adicional con acolchados y forros interiores cálidos.
  • Botas de seguridad Goretex: el calzado que incorpora esta tecnología es impermeable y mantiene el calor, permitiendo que el pie respire sin provocar un exceso de transpiración. Y, por otro lado, las suelas cuentan con un diseño con relieve que ofrece un gran agarre para evitar caídas por resbalones en el caso de lluvia o suelo con hielo.
  • Protección de cabeza, cuello y manos: en esta época del año, es fundamental disponer también de guantes, gorros y bragas que mantengan el calor corporal y pueda prevenir posibles lesiones cutáneas.

Consejos para protegerse del frío

Tener una buena organización para reducir la exposición a bajas temperaturas, con atención a la previsión del tiempo, haciendo descansos periódicos en lugares resguardados y evitando los cambios bruscos de temperatura.

  • Alimentarse de forma adecuada, aumentando la ingesta calórica con comidas calientes y nutritivas de alta densidad calórica. Mantenerse hidratado también es importante en invierno, ya que con el frío aumenta la pérdida de líquidos, evitando bebidas alcohólicas y con cafeína que producen el efecto contrario.
  • Evitar permanecer quietos mucho tiempo, ya que el movimiento y la actividad muscular es una forma de generar calor de forma interna.
  • Respirar siempre por la nariz, ya que el aire se calienta al pasar por las fosas
    nasales y evitamos que llegue frío a los pulmones.
  • Sustituir las prendas mojadas o húmedas para estar siempre secos y evitar así enfriamientos.