Vestuario de Alta Visibilidad (AT): características y normativa

La ropa de alta visibilidad forma parte de los Equipos de Protección Individual (EPI). Según el Instituto Nacional de la Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) son la “primera línea de defensa, para proteger a los trabajadores de ser atropellados por un vehículo o equipo manejado por alguien que de otra forma no hubiera podido verlo durante el día o la noche”.

La fabricación de este vestuario está regulado por la normativa “Ropa de señalización de alta visibilidad para uso profesional – Métodos de ensayo y requisitos” (UNE EN 471: 2004 ), en base al Real Decreto 1407/1992.

Hay dos tipos de normativas relativas a los EPI para la ropa de trabajo de alta visibilidad:

  • Normativa de requisitos generales: UNE-EN ISO 13668:2013.
  • Normativa de requisitos específicos: UNE-EN ISO 20471:2013.

Este tipo de prendas también se clasifican en función de la categoría y clase:

  • Categorías: todas las prendas de alta visibilidad están enmarcadas dentro de la categoría 2 de los EPI, ya que protegen de riesgos intermedios.
  • Clases: existen tres clases, a mayor número, mayor protección. La pertenencia a una clase u otra viene determinada por la extensión de material de fondo y material retrorreflectante con que cuenta la ropa.

En cuanto a los materiales, hay distintos materiales que componen las prendas de alta visibilidad:

  • Material de fondo (fluorescente): convierten la luz ultravioleta en luz visible. Estos colores devuelven más luz de la que reciben, por lo que son prendas más brillantes y con mayor colorido. En un entorno urbano, llaman mucho la atención.
  • Material retrorreflectante: en este caso, los rayos de luz rebotan y vuelven en la misma dirección de la que proceden. Este es el material de que están hechas las bandas reflectantes de la ropa de alta visibilidad y es el que refulge cuando se ilumina con unos faros de un vehículo.
  • Material combinado: en determinadas condiciones, la ropa de alta visibilidad puede incluir un material que combine ambas partes fluorescentes y retrorreflectantes.

La gama cromática también está regulada, han de ser amarillo, rojo y rojo anaranjado y estar sometidas a procesos de envejecimiento antes de ser certificadas como alta visibilidad.