Protección ocular contra la radiación

Hace algunas semanas hablábamos de los tres tipos básicos de protectores oculares que existen, como son las gafas de montura universal, las gafas de montura integral y las pantallas faciales, y cuáles eran sus usos y protecciones. Hoy queremos abordar los riesgos que pueden afectar a los ojos y la cara, y cuáles son los elementos básicos en la selección de los EPI destinados a protegerlos.

Las lesiones que afectan a los ojos y la cara suelen suponer alrededor del 4% del total de los accidentes registrados en la jornada laboral, por lo que no debemos descuidar su protección.

Los riesgos que pueden causar lesiones en cara y ojos se agrupan en tres categorías: riesgos mecánicos, químicos y radiaciones, siendo habitual que exista más de un riesgo a la vez.

Por su parte, la normativa define requisitos para los protectores oculares según la finalidad o tipo de riesgo frente al cual ofrecerá protección.

Los protectores que incorporan algún tipo de efecto filtrante contra la radiación no ionizante no llevan campo de uso, pero incorporan un código identificativo, que puede ser:

  • Radiación solar. Los protectores que incorporan oculares con efecto filtrante frente a esta radiación estarán marcados con el código 5 o 6 (para filtros sin protección y con protección en el infrarrojo respectivamente), seguidos del código de la escala de protección correspondiente.
  • Radiación IR/calor radiante. Los protectores que incorporan oculares con efecto filtrante para esta radiación estarán marcados con el código 4 o 4C (para filtros sin reconocimiento mejorado del color y con reconocimiento mejorado del color respectivamente), seguidos del código del grado de protección correspondiente.
  • Radiación UV. Éstos estarán marcados con el código 2 o 2C (para filtros sin reconocimiento mejorado del color y con reconocimiento mejorado del color respectivamente), seguidos del código del grado de protección correspondiente.
  • Radiación de soldadura. No existe un código específico, pero deberá aparecer el código del grado de oscurecimiento, que puede ir desde el 1 al 15, dependiendo del proceso de soldadura al que nos expongamos
  • Radiación Láser. Aquí tampoco existe un código de marcado específico, pero en el ocular o en la montura se indicará la longitud de onda para las que el filtro proporciona protección, las condiciones de ensayo y la clase de protección correspondiente.

Otros aspectos a tener en cuenta

Para seleccionar el diseño del protector ocular o facial, también debemos tener en cuenta otra serie de aspectos, como:

  • Impactos de partículas. Sólo podremos usar la montura universal únicamente para protegernos frente a impactos de partículas a alta velocidad y baja energía.
  • Salpicaduras y gotas de líquidos. Las salpicaduras de líquidos requieren protección facial y sólo se usarán pantallas faciales. No obstante, si las gotas de líquidos requieren hermeticidad de las cavidades oculares, deberemos usar gafas de montura integral.
  • Partículas de polvo (gruesas y finas) y gases. Lo más aconsejable es utilizar gafas de montura integral.
  • Arco eléctrico de cortocircuito. Como es necesario la protección de la cara, se recomienda una pantalla de protección.
  • Metal fundido. Se trata de un riesgo muy severo y únicamente se admiten gafas de montura integral y pantallas faciales.
  • Soldadura. La montura universal o integral no proporciona protección contra la escoria de soldadura y/o la radiación de la soldadura por arco eléctrico que puede quemar la cara. Las gafas de montura universal sólo se utilizarán para operaciones de corte, soldadura de latón o para aquellas personas que no están directamente implicadas en el trabajo de soldadura o que visitan zonas de soldadura. Las pantallas de soldador proporcionan protección facial y pueden venir acopladas con petos y faldellines para la protección del cuello.
  • Láser. Utilizaremos gafas de montura universal con un diseño que proporciona alto grado de cobertura a los ojos. También hay modelos de montura integral y pantalla facial

Como siempre indicamos, los EPI deben ajustarse a la morfología del usuario para ofrecer una protección adecuada a todas las partes del cuerpo que deben ser protegidas, pero en determinados EPI, su efectividad depende de un perfecto ajuste a la fisionomía del usuario.