Características y funcionamiento de los Equipos de Prevención Integral de Incendios Forestales (EPRIF)

Hace tiempo, hablamos en en blog de las Brigadas de Labores Preventivas (BLP) y hoy, queremos contarte la importancia de los Equipos de Prevención Integral de Incendios Forestales (EPRIF), que realizan su trabajo colaborando con los servicios forestales de las comunidades autónomas, aprovechando que terminan sus labores este mes de mayo.

¿QUÉ LABORES REALIZAN LOS EPRIF?

Este cuerpo nace en 1998 para intervenir en el territorio sobre las causas que generan los incendios forestales, incidiendo de forma directa sobre la población adulta. Su método de trabajo se caracteriza por buscar la conciliación de intereses de los distintos colectivos del territorio, proponiendo y aplicando medidas específicas y equilibradas para poder controlar y mejorar la vegetación, ayudando también a mantener los usos tradicionales de la población rural.

Con toda esta información, realizan una valoran y consensuan cada una de las acciones que se van a adoptar, teniendo en cuenta la normativa vigente en cada comunidad autónoma. Y es que, en aquellas zonas donde los incendios forestales tienen relación con diversas actividades humanas, estos equipos trabajan en coordinación con los servicios forestales de las comunidades autónomas, programando y ejecutando intervenciones.

No hay que olvidar que la sensibilización de la población rural es una de las estrategias claves de integración de los EPRIF con la sociedad y la mejor forma de conocer los problemas existentes en el territorio. En este sentido, pretenden que los colectivos rurales sean conscientes de las consecuencias negativas de las malas prácticas, como el empleo indebido del fuego, y cómo mediante un manejo adecuado se puede conseguir los objetivos perseguidos de manera sostenible y respetuosa con el patrimonio natural.

¿QUIÉNES INTEGRAN LOS EPRIF?

En el ámbito comarcal, los EPRIF están integrados por dos técnicos y dos capataces, o por dos técnicos si se trabaja a nivel provincial. En ambos casos, hablamos de personal experimentado que trabaja en extinción entre los meses de noviembre a mayo.

Entre las actuaciones más importantes de este equipo destacan las quemas prescritas, desbroces, roturaciones, acciones de sensibilización, actividades y trabajos de prevención de diversa índole y asesoramiento técnico.