El aire, protagonista en el Día Mundial del Medio Ambiente 2019

Esta semana celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente, un día que pretende aumentar la conciencia medioambiental y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente entre las personas y las empresas.

Cada año, el 5 de junio se dedica a un tema medioambiental diferente. En esta ocasión gira en torno a la «Contaminación del aire», un grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo.

China, el organizador del Día Mundial del Medio Ambiente de este año, pretende que tomemos en consideración los cambios que podemos hacer en nuestro día a día para reducir la contaminación del aire en nuestra vida cotidiana. Y es que, el objetivo es poder eliminar de forma progresiva nuestra contribución individual al calentamiento global y, de este modo, detener sus perniciosos efectos en nuestra salud, y la del planeta.

RAZONES POR LA QUE CONTAMINAMOS EL AIRE

Para que podamos entender los diferentes tipos de contaminación, y cómo afectan a nuestra salud y al medio ambiente, destacamos los siguientes puntos o sectores contaminantes:

Contaminación en casa: esta viene dada principalmente por la quema en interiores de combustibles fósiles, madera y otros combustibles de biomasa para cocinar, calentar y encender fuegos.

Contaminación de la industria: en los países desarrollados, la producción de energía es una fuente importante de contaminación del aire. Aquí no encontramos con las centrales eléctricas, que queman carbón o los generadores diesel, que son cada vez más preocupantes

Contaminación del transporte: este es un punto claves, ya que el sector del transporte mundial representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, una proporción que está aumentando.

Contaminación de la agricultura: aquí cabe destacar dos fuentes principales de contaminación del aire proveniente de la agricultura, el ganado, ya que produce metano y amoníaco, y la quema de residuos agrícolas.

Contaminación de los residuos: la quema de residuos a cielo abierto y los desechos orgánicos en los vertederos liberan a la atmósfera dioxinas nocivas, furanos, metano y carbono negro. En términos mundial, se estima que el 40% de los residuos se queman al aire libre.